Morfologia de las orquideas | Verde Jardín

Morfologia de las orquideas

La morfología es lo que define a las distintas especies de orquídeas, ya que estos ejemplares del mundo vegetal se dan prácticamente en todas las formas, colores y aromas.
Dos formas básicas
De acuerdo con el eje de crecimiento, las orquídeas suelen clasificarse en plantas monopodiales y simpodiales.




morfologia de las orquideas


Plantas monopodiales
Las plantas monopodiales tienen crecimiento vertical definido. Esto implica que, como presentan un solo ápice meristemático que es terminal, si este se destruye, se pierde la planta.
Estas orquídeas carecen de rizoma.
Foto de vanda coerulea y phalaenopsis hibrida.

vanda coerulea flores exoticas


phalaenopsis hibrida flor exotica
Plantas simpodiales
En cambio, las plantas simpodiales presentan un crecimiento aparentemente horizontal y no tan prolijo. Hay varios meristemas que se van diferenciando a partir del rizoma o de yemas dormidas que hacen más segura la supervivencia de la planta. Estos meristemas originan los seudobulbos que portan las hojas y la yema floral.
Foto: oncidium varicosum. Cymbidium hídrico.

cuidados oncidium varicosum

Diferencias principales entre plantas monopodiales y simpodiales
Planta monopodial   
Tiene un punto de crecimiento
No presenta seudobulbos
Crece hacia arriba, de forma vertical.
Las hojas nuevas surgen del extremo apical.
Las raíces se originan sobre el tallo debajo de las hojas.
Las raíces se forman de yemas axilares.
Sus hojas suelen ser más gruesas dado que cumplen funciones de fotosíntesis y reserva.
Géneros representativos: Vanda, Phalaenopsis.   
Planta simpodial:Tiene varios puntos de crecimiento

flores exoticas orquideas
flor de orquidea

Presenta seudobulbos
Crece horizontalmente, formando un rizoma que lleva las yemas de crecimiento, que forman los seudobulbos.
Las raíces se originan en el seudobulbo y en el rizoma.
Las flores pueden originarse de yemas en los extremos del seudobulbo, en la base de las hojas o en la base de la planta.
Sus hojas suelen ser mas finas dado que su función de reserva la cumple el seudobulbo.
Géneros representativos: Catteya; Ondicium.


La flor de las orquídeas
La flor de las orquídeas
Una familia de plantas tan vasta presenta gran diversidad en cuanto a tamaño, aspecto y hábitat. Sin embargo, al observar su flor, no quedarán dudas que es una orquídea. No importa si tiene unos pocos milímetros o si es sobredimensionada, siempre presenta dos ciclos florales de tres piezas cada uno (característica típica de las monocotiledóneas).
Estas piezas florales corresponden a:
-Las externas: el cáliz, formado por sépalos.
-Las internas: a la corola, formada por pétalos, uno de ellos totalmente modificado llamando “labelo”.
Foto: piezas de la orquídea.
Estructura de la flor de orquídea
La flor de la orquídea es de simetría bilateral. Es decir que si se traza una línea vertical por la mitad de la misma, las dos partes son iguales o simétricas.
La flor posee tres sépalos y tres pétalos. Uno de los pétalos (el del medio) se halla modificado y por ello recibe el nombre de “labelo”. El labelo posee variadas formas y su función es servir de  pista de aterrizaje, para los insectos que visitan la flor.
Para que el labelo quede en la posición que se observa en una flor abierta, previamente ha girando sobre su propio eje 180°,  movimiento que recibe el nombre de resupinación. (Cuando se observa el botón floral o pimpollo se ve antes de abrir la “punta” que antes esta para abajo ahora apunta hacia arriba.)
Los pétalos y los sépalos no se distinguen, pues, en general, son todos coloreados. Lo mismo ocurre con los lirios, que son parientes cercanos de las orquídeas por lo que ambas flores pueden confundirse. Sin embargo, si se observan los dos ciclos reproductivos (el femenino  llamado gineceo y el masculino llamado androceo) puede verse que ambos están soldados formando una columna. Esta característica es propia de las orquídeas y no se encuentra en ninguna otra flor.
Al observar el corte longitudinal de la columna de la flor de orquídeas, se puede ver lo siguiente:
-Las distintas piezas florales
-el ovario alargado que fecundado y maduro dará origen al fruto.
-una capsula dehiscente seguida por el estilo y que termina en el estigma. A diferencia de la mayoría de las plantas, en lugar de estar expuestos para recibir el polen, que traslada el viento (polinización anemófila) el estigma está oculto para asegurarse de recibir el polen específico que transporta el insecto específico (polinización entomófila).
-las antenas, que en lugar de estar expuestas para que el viento lleve su polen se encuentran soldadas a la columna y constituidas por políneas (agrupación de polen) que el insecto llevará consigo luego de visitar la flor.
Toda esta estructura reproductiva está acompañada por el nectario (reservorio de líquido azucarado) que, como dicen algunos botánicos, es la recompensa para los visitantes (insectos polinizadores). En general son hermafroditas, o sea, en la misma flor se presentan los dos sexos, pero algunas especies pueden ser unisexuadas, como las del género Catasetum.


 vía: http://verde-jardin.blogspot.com/
como cuidar una orquidea

Inflorescencias de las orquídeas
Las flores de las orquídeas pueden presentarse solitarias, pero es muy común que se agrupen en inflorescencias (conjunto de flores sobre un tallo o raquis). De acuerdo cómo se acomoden las flores sobre el raquis, tiene diferentes denominaciones.
Clasificación de orquídeas según la posición de la flor en el tallo
1-    Basal. Ejemplo: Oncidium ornithorhynchum.
2-    Axilar. Ejemplo: Renanthera monachica.
3-    Apical: Ejemplo: Schomburgkia crispa.
Clasificación según las inflorescencias:
1-Flor simple, 2-Corimbo,3-Umbela, 4-Espiga,5-Racimo y 6-Panicula.
Rizomas y seudobulbos de las orquídeas
Las plantas sempodiales tienen rizomas (tallo modificado), que es en general una parte leñosa. El rizoma tiene nudos y entrenudos, y la distancia entre ellos hace que los seudobulbos se encuentren más o menos apretados. Los rizomas pueden ser: subterráneos o aéreos. Los seudobulbos se originan a partir del rizoma.
Son órganos de reserva de alimento y agua, que la planta utiliza en épocas de sequia y/o reposo. El tamaño y forma son muy variables. Pueden ser fusiformes, elípticos, ovalados, alargados, en forma de caña, etc. También pueden presentarse comprimidos y tener superficie lisa, estriada, rugosa o carenada.
El color de los seudobulbos es generalmente verde y similar al de las hojas. Los seudobulbos más jóvenes llevan las hojas,  son portadores de yemas auxiliares para originar nuevos puntos de crecimiento. También dan origen a raíces y de su base aparecen en muchos casos flores. El seudobulbo es una estructura de reserva y resistencia con una gran capacidad meristemática.

estructura de la flor
orquideas hojas y raices

Las hojas de las orquídeas
Como todas las monocotiledóneas, sus hojas presentan un rasgo en común que es la llamada nervación paralelinervada.  Esto significa que los haces vasculares (nervaduras) que llevan agua a la hoja y los que transportan  los productos de la fotosíntesis a otras partes de la planta, corren paralelos entre sí y al eje longitudinal de la lámina de la hoja. En cuanto a la forma de la hoja, puede ser lanceolada, acintada, ovoide, cuasi redonda, etc.
Además la disposición de las hojas puede ser alterna u opuesta. En el caso de las orquídeas simpodiales a veces hay una sola hoja por seudobulbo. La contextura de las hojas varía de tenues a gruesas y carnosas. En varias especies encontramos que la hoja terete, cuyo corte transversal es de sección cilíndrica. Un ejemplo de esta hoja es la Brassavola nodosa.
Las raíces de las orquídeas
Las raíces de las orquídeas son bastantes particulares, pues están cubiertas por un tejido que actúa como una esponja, llamado velamen. Este tejido se extiende a lo largo de toda la raíz a excepción del extremo de crecimiento donde se encuentra el meristema.
Las raíces se ven gruesas apenas emergen del rizoma, seudobulbo o tallo y a veces se ramifican cuando son muy largas. En general es blanquecino y verdoso en el ápice, pero se pueden observar también otras variantes.
Existe la frase que dice: cultivar orquídeas es cultivar raíces. Y no se puede apreciar esta frase hasta no observar personalmente en las plantas este exótico fenómeno morfológico.




Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario